Live Green and Earn Points

Recyclebank

English | Spanish

Conviértete en un pro-reciclador: Paso 3 5

By |

Si ya eres un pro de reciclaje, averigua cómo puedes avanzar un poco más hacia un estilo de vida sin desperdicios.


Reciclar es como cualquier otra habilidad. Cuanto más tiempo pases aprendiendo sobre el tema y haciéndolo correctamente, más probabilidades tendrás de buscar formas de mejorar y de mantener más material reciclable fuera de los vertederos.

Esas pequeñas acciones que tomamos todos los días están ayudando a construir un mundo sin desperdicios. En términos generales, existen algunos hábitos y tendencias claves que puedes fortalecer para hacer que tu labor de reciclar sea menos difícil desde antes de que llegues al paso del contenedor de reciclaje.

A este punto, probablemente ya estás familiarizado con las tres R’s, y no es casualidad que la primera de ellas sea Reducir. Cuando compras y utilizas menos materiales, el resultado natural es que tendrás menos cosas para desechar.

Un excelente primer paso es reducir el consumo, pero cuando se trata de productos de los que realmente no podemos prescindir, siempre es importante tomar decisiones de compra inteligentes. Sabemos que la sostenibilidad no es el único criterio que utilizas al comprar, pero antes de comprar cualquier artículo nuevo, toma un momento para considerar lo que puede o no ser sostenible. Por ejemplo: averigua cómo se fabricó el producto, cómo se utiliza y cómo eventualmente podrás desecharlo. Aquí hay algunos consejos útiles (para obtener más información, consulta Qualities We Value):

  • Ingredientes: dependiendo del artículo, debes buscar cómo se cultivaron u obtuvieron los materiales, y si utilizan o no materiales reciclados (cuando corresponda).
  • Calidad con que está hecho: Esto tiene que ver tanto con la forma en que los fabricantes obtienen su energía y cuánto utilizan como con la manera en que los trabajadores son tratados y compensados.
  • Empacado: cuanto menos, mejor, especialmente porque hay varios tipos de empaques que no se pueden reciclar.

Uso

De la misma forma que probablemente estás acostumbrado a tomar duchas razonablemente programadas, el uso responsable de todo tipo de productos no solo alarga la vida útil de lo que ya compraste, sino que también asegura que muy poco sea desperdiciado. Aquí hay algunas características que debes considerar:

  • Bajo impacto: Algunos productos están específicamente diseñados para usar menos recursos, como los adaptadores o los cabezales de regadera para disminuir el flujo de agua.
  • Larga vida: Los artículos como las baterías recargables están diseñados para durar más que los desechables, lo que también te puede ahorrar dinero (y varios viajes a la tienda) a largo plazo.
  • Ayuda con la desviación: ciertas herramientas como un contenedor de reciclaje más grande o un porta-bolsas de plástico pueden ayudarte a estar seguro de que cada año terminen menos materiales reciclables en los vertederos.

Disposición

Si ya tienes el hábito de colocar todos los materiales que tu transportista de reciclaje acepta en el contenedor de reciclaje, entonces estás en el camino correcto. Desviar aún más materiales del vertedero requiere algo de creatividad y solo un poco de esfuerzo:

  • Reutilizar/Donar: muchos materiales pueden ser usados más de una sola vez. Si puedes reutilizar artículos como frascos de vidrio, es tan ecológico como donar ropa vieja y otros artículos no reciclables.
  • Compostaje o abono orgánico: menos del tres por ciento de los desperdicios de alimentos se desvían de los vertederos cada año. Utilizar los desperdicios de comida para un mejor fin a través del compostaje puede elevar este número significativamente.
  • “Supra-Reciclaje” o “Upcycling”: esta palabra se refiere a todo tipo de maneras en que puedes reutilizar los productos y transformarlos en objetos de valor. Después de todo, cualquier cosa que evite que sean destruidos es mucho mejor.
  • Reciclaje especializado: los materiales como los plásticos suaves o los desechos electrónicos no pueden ir al contenedor de reciclaje – y también asegúrate de no embolsar tus objetos reciclables – ciertas compañías o marcas los aceptarán en los lugares de entrega o por correo.

La mejor manera de comenzar es tratar todos los productos que consumes, utilizas y desechas como si estuvieran destinados al basurero o al contenedor de reciclaje. Incluso si no los envías a ninguno de los dos, comenzarás a comprender todas las innumerables posibilidades que existen con los materiales en cada etapa de su ciclo de vida.

GANA 5 PUNTOS


REGRESAR A LA COLECCIÓN »

Comparte con tus Familiares & Amigos